lunes, 20 de junio de 2011

Prueban exitosamente en ratones una vacuna contra cáncer de próstata

 El Universal.- Londres.- Científicos desarrollaron una técnica que emplea ADN tomado de los órganos en los que los tumores se forman, y que aprovecha la respuesta inmune del cuerpo, para crear una vacuna diseñada para tratar el cáncer.
En un estudio publicado en la revista "Nature Medicine", investigadores de Gran Bretaña y Estados Unidos dijeron que en pruebas iniciales en ratones con cáncer de próstata, su vacuna experimental logró reducir los tumores, lo que sugiere que podría desarrollarse en el futuro como tratamiento para pacientes oncológicos.
"Usar el sistema inmune para tratar el cáncer es un campo muy emocionante en este momento", dijo en una entrevista Alan Melcher, de la Leeds University, quien co-dirigió el estudio.  "Lo que hemos hecho es desarrollar un nuevo enfoque que se basa en una fundamentación prometedora", agregó.
Melcher señaló que el método podría usarse potencialmente contra otras formas de cáncer -como el de piel y el de mama- pero añadió que la investigación está en una etapa inicial y que pasarían años antes de que pueda desarrollarse una vacuna para probar en humanos.
Los tratamientos en base a inmunoterapia -medicinas que recurren a la ayuda del sistema inmune del cuerpo para combatir una enfermedad- son una forma relativamente nueva de tratamiento potencial contra el cáncer.
Un fármaco inmunoterapéutico llamado ipilimumab o Yervoy y fabricado por Bristol-Myers Squibb , fue aprobado en marzo por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) como la primera medicina para ayudar a pacientes con melanoma avanzado a vivir más.
Y en abril, la FDA aprobó Provenge, de Dendreon Corp, que es una vacuna terapéutica diseñada para estimular al sistema inmune para que ataque al cáncer de próstata.

CELULAS
A diferencia de las vacunas tradicionales, las terapéuticas no están diseñadas para prevenir una enfermedad sino para tratarla.Estas vacunas terapéuticas contienen genes para estimular al sistema inmunológico a producir proteínas llamadas antígenos, que activan al sistema inmune para que extermine a las células cancerosas.
Varios laboratorios están tratando de desarrollar vacunas contra el cáncer, pero el trabajo ha demostrado ser difícil porque cada tumor tiene proteínas específicas e identificar los antígenos correctos es complicado.
También existe el temor sobre si en caso de usar más genes -para aumentar las posibilidades de producir antígenos exitosos- eso podría disparar una respuesta inmune demasiado fuerte como para que el cuerpo pueda manejarla.
Con científicos de la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, el equipo de Melcher creó una vacuna a partir de un virus que manipularon genéticamente para que contenga una "librería" de ADN, incluidos múltiples fragmentos de genes, y por lo tanto muchos antígenos posibles.
Los expertos hallaron que este enfoque no provocaba descontrol en el sistema inmune. En cambio, la variedad de ADN hizo que la vacuna pueda apuntar al tumor a través de muchas vías, explicaron.
La librería de ADN fue tomada del mismo órgano afectado por el tumor, señaló Melcher. Esto significa que el sistema inmune "auto-seleccionó" los antígenos para responder al cáncer y no reaccionó contra otras partes saludables del cuerpo.
"El mayor desafío en inmunología es desarrollar antígenos que puedan apuntar al tumor sin causar daño en otras partes", indicó el experto. "Usando ADN de la misma parte del cuerpo que el tumor (...) podríamos solucionar ese problema", agregó.
Melcher dijo que su equipo ahora planea desarrollar más la técnica y contar con una vacuna experimental lista para probar en humanos dentro de algunos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada