miércoles, 22 de junio de 2011

Vacunas contra tuberculosis son menos eficaces si se combinan con otras

El Universal.- Washington.- La eficacia de la nueva generación de vacunas contra la tuberculosis disminuye la respuesta inmune de los niños al administrarlas con el resto de las previstas en su cartilla de vacunación, según estudio realizado con niños de África Occidental. 
El doctor Martin Ota, que dirigió el estudio para el Medical Research Council, analizó la respuesta inmune de un grupo de niños en Gambia, y aunque no se ha logrado descifrar el motivo de este descenso de la efectividad el hecho podría llevar a la comunidad científica a revisar la administración de vacunas en países en desarrollo. 
La vacuna actual contra la tuberculosis (TB), Bacillus Calmette-Guerin o BCG, es suministrada al nacer en países en desarrollo, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 
La BCG protege contra formas severas de TB en la niñez, mejora la supervivencia y aumenta las respuestas a las vacunas contra hepatitis B y polio oral cuando son dadas en la infancia. Sin embargo, el aumento de los casos registrados de adultos con tuberculosis indica que este efecto no es de larga duración, por lo que "hay una necesidad urgente de una mejor vacuna" dijo a Efe. 
Con 1,8 millones de personas al año muertas por tuberculosis y más de dos millones de personas infectadas en todo el mundo con la bacteria que causa la enfermedad "está claro que vacuna ofrece una protección limitada y hay una urgente necesidad de vacunas más eficaces contra la tuberculosis". 
En la última generación de vacunas que se están probando clínicamente está la MVA85A, que está diseñada para mejorar la BCG, por lo que Ota y sus colegas decidieron investigar su efectividad al tiempo que es administrada con las otras vacunas infantiles. 
Las vacunas de aplicación rutinaria dentro del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) incluye, además de la tuberculosis, la difteria, el tétanos y la tos ferina. 
Los investigadores estudiaron tres grupos de niños de cuatro meses de edad a los que se les aplicaron distintas vacunas. 
El primer grupo recibió el régimen normal de vacunas infantiles, el segundo el régimen normal más la BCG y MVA85A, y el tercer grupo recibió solamente la vacuna MVA85A. 
Los investigadores descubrieron que la respuesta inmunológica de los niños a la MVA85A fue significativamente más baja cuando fue administrada con las vacunas infantiles rutinarias, aunque aún no han descifrado el por qué. 
Así, estos resultados indican que los programas estándar de vacunas infantiles podrían requerir revisión. 
"Tenemos la oportunidad de asegurarnos de que los niños estarán protegidos en el futuro contra la tuberculosis introduciendo unos programas efectivos y en el momento adecuado", señaló el doctor Ota, quien agregó que ello "se logrará con un esfuerzo para recolectar información que permita hacer más ensayos clínicos como este".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada