viernes, 22 de mayo de 2009

Margaret Chan, directora del organismo, asegura que ni el conocimiento científico es concluyente como para prever cual será su evolución

EFE / MLOM.GINEBRA, SUIZA.- Margaret Chan, directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) admitió hoy que la información disponible sobre el virus AH1N1 de la influenza A no es suficiente, ni el conocimiento científico concluyente como para prever cual será su evolución y si se convertirá en pandemia.
"Tenemos claves, muchas claves, pero muy pocas conclusiones. Estamos en el inicio y no podemos hacer recomendaciones generales",afirmó Chan.
Explicó que "por primera vez en la historia estamos controlando ante nuestros ojos el desarrollo de una pandemia. Esto nos da una oportunidad sin precedentes. Pero por otro lado, nos plantea un dilema. Científicos, médicos y epidemiólogos están captando muchas señales. Pero no tenemos el conocimiento científico para interpretar esas señales con certeza".
La directora general de la OMS hizo estas declaraciones en la clausura de la Asamblea Mundial de la Salud celebrada esta semana, que tuvo que acortarse de 10 a cinco días precisamente porque se temía la declaración de una inminente pandemia de la nueva gripe.
Ante las dudas de lo que pueda suceder en las próximas semanas, Chan asumió que "la OMS, en este momento, no tiene las respuestas para resolver el dilema a través de recomendaciones universales".
Por ello, sugirió a los países que "adapten sus respuestas en función de los cambios de la enfermedad".
Chan explicó que reconoce los esfuerzos enormes que están haciendo todos los países y comprende que no se pueden mantener de forma indefinida los mecanismos de alerta.
La directora precisó que, una de las principales preocupaciones es la entrada del invierno en el hemisferio sur, que podría contribuir a que el virus se mezcle con otro, mute "e intercambie material genético de formas impredecibles".
Chan advirtió que según se expanda la enfermedad se producirán más casos graves e incluso muertes, aunque aclaró que "no se espera por el momento un repentino y dramático aumento en la gravedad de la enfermedad o en el número de muertos".
La directora de la OMS reiteró que elevar el nivel de alerta pandémica de 5 a la máxima de 6, es una decisión que aún no está definida y que se adoptará tras amplias consultas y rígidos criterios.
Un mes después de que se detectarán los primeros casos de la influenza A, la cifra de infectados en el mundo es de 11 mil 168 personas, de las cuales 86 han fallecido.
De éstas, 75 murieron en México, 9 en Estados Unidos, uno en Canadá y uno en Costa Rica.
Los países más afectados son Estados Unidos, con 5.764 casos, México, con tres mil 892 y Japón con 294.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada