sábado, 7 de noviembre de 2009

Grave epidemia de nueva influenza AH1N1 en poblaciónes de la etnia yanomami


José Felix Oletta.- Las declaraciones del ministro de Salud reseñadas hoy por la agencia oficial ABN son vergonzosas: "sólo se han registrado cinco fallecidos y no se han producido nuevos casos de gripe" hasta ahora en la zona donde habita la comunidad, pero no especificó la cantidad de indígenas afectados por el virus. ¿Qué sentido tiene desestimar el problema restando importancia a las cifras, que por cierto no han sido agregadas a las estadísticas oficiales hasta el día 4 de noviembre?El ministro no se da cuenta que esos 5 fallecidos ocurrieron en una población extremadamente vulnerable, muy susceptible y debilitada por desnutrición crónica y por enfermedades endémicas como la tuberculosis, la malaria, la oncocercosis y la hepatitis viral. Los cinco fallecidos indican una situación gravísima de la epidemia por la nueva influenza A H1N1, con una tasa de letalidad por millón de habitantes en la etnia yanomami, 50 veces mayor que la de toda Venezuela (178/3,6) y tres veces mayor que para toda la población del estado Amazonas (178/50). La mortalidad en el estado Amazonas, a su vez, es 13,7 veces mayor que la de la totalidad del país (50/3,63).(cálculos personales)¿Cómo es posible que esta situación sea conocida por la opinión pública 3 semanas después de su comienzo?, ¿porqué se censuró la información epidemiológica y debemos enterarnos del problema mediante noticia aportada por una ONG internacional con sede en Londres, vinculada con la protección de la etnia yanomami?¿Porqué no se destacó un equipo de expertos epidemiólogos, infectólogos, virólogos y especialistas para apoyar a las poblaciones afectadas y nada se ha explicado sobre los apoyos de alta tecnología y la logística que debe auxiliar a los enfermos graves que deberán ser trasladados a hospitales con unidades de cuidados intensivos en otros estados? El retraso en aplicar medidas de mitigación será determinante a la hora de medir las consecuencias sobre la mortalidad.¿Porque el apoyo se le asigna al "batallón 51" sin experiencia en estas delicadas tareas?El problema no es solo el de aislar a la población afectada, conducta por demás imposible de lograr por razones ecológicas y culturales.La falta de transparencia oficial debilita la credibilidad del ministro y la confianza de la población en la rectoría de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada