martes, 24 de noviembre de 2009

Producción de vacunas en células

Durante décadas, las vacunas han proporcionado una protección efectiva contra la influenza para los estadounidenses. Aunque, de manera tradicional éstas se han producido en los huevos de gallina, una nueva tecnología (la producción de vacunas a base de células) podría salvar cientos de miles de vidas en el caso de un brote de influenza pandémica o de alguna otra enfermedad infecciosa. Este nuevo enfoque utilizaría las células de mamíferos (generalmente se utilizan las células de los riñones) para desarrollar los virus de la influenza. La producción de vacunas a base de células podría cubrir con mayor facilidad las "necesidades para actuar en casos de emergencias" ya que dichas células podrían congelarse y almacenarse con antelación a una epidemia o desarrollarse rápidamente como forma de respuesta ante una epidemia. La producción de la vacuna a base de células reduce significativamente la posibilidad de una contaminación y promete ser más flexible, confiable y amplia que los métodos a base de huevos.
En lugar de huevos, la producción de vacunas a base de células utiliza líneas de células desarrolladas en laboratorios que son capaces de albergar un virus en desarrollo. El virus se inyecta en las células en donde se multiplica. Luego, se extraen las paredes exteriores de las células, se recogen, se purifican y se desactivan. Se puede producir una vacuna en cuestión de semanas. La vacuna contra la polio se produce actualmente usando el método a base de células.
Si bien ambos métodos pueden crear una vacuna igualmente efectiva, la producción a base de huevos está limitada físicamente a la disponibilidad de huevos especializados y, por sí sola, es posible que no pueda cubrir las rápidas demandas que tendría una pandemia de influenza a nivel mundial. Las vacunas a base de células ofrecen el potencial de aumentar rápidamente la capacidad de producción y salvar vidas:

  • Para poder producir 300 millones de dosis de vacunas, la producción a base de huevos demandaría unos 900 millones de huevos. Ante la eventualidad de una pandemia de gripe aviaria, el número de aves podría reducirse comprometiendo la capacidad en la producción de las vacunas.
  • Aunque los huevos son perecederos, las líneas de células se pueden conservar con seguridad y de forma indefinida, aumentando la capacidad para producir vacunas en poco tiempo si llegara a ocurrir una influenza pandémica.
  • Los fabricantes de vacunas pueden evitar algunos pasos que se necesitan para adaptar las cepas del virus para cultivarlas en los huevos
  • Las personas alérgicas a los huevos no pueden recibir vacunas producidas con los huevos de gallina pero se las puede inmunizar con la vacuna a base de células.

En marzo de 2005, el Departamento de Salud y Servicios Humanos firmó un contrato por cinco años con Sanofi-Pasteur por $97.1 millones para desarrollar la tecnología para la producción de vacunas contra la influenza a base de células y llevar adelante las pruebas clínicas con el objetivo de obtener una licencia por parte de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para esta vacuna. De acuerdo con este contrato de desarrollo avanzado, la compañía se comprometió a elaborar un plan para establecer una instalación en los EE.UU. para la fabricación de la vacuna contra la influenza a base de células, con capacidad para producir por lo menos 300 millones de dosis de la vacuna contra la influenza padémica en el período de una año.
En mayo de 2006, el HHS adjudicó cinco contratos por un total de más de $1 mil millones para agilizar el desarrollo y la producción de tecnologías nuevas para las vacunas contra la influenza dentro de los EE.UU. Estos cinco contratos respaldan el desarrollo avanzado de las tecnologías de producción a base de células para las vacunas contra la influenza y ayudarán a modernizar y fortalecer la producción de vacunas del país al brindar una alternativa a la producción de vacunas a base de huevos contra a la influenza. Los fondos son parte de los $3.3 mil millones propuestos por el ex-Presidente Bush y asignados por el Congreso al HHS para el año fiscal 2006 con el propósito de ayudar a que la nación se prepare para enfrentar una pandemia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada