sábado, 31 de octubre de 2009

Embarazadas: Uso de Zanamivir y Oseltamivir en la influenza


Se sabe que las mujeres embarazadas corren mayores riesgos de sufrir complicaciones por la infección de los virus de la influenza de temporada, y en las últimas pandemias se registraron enfermedades graves entre los miembros de este grupo. Asimismo, se han registrado hospitalizaciones y muertes en mujeres embarazadas que tenían infección por el virus de la influenza H1N1 de 2009, y un estudio calculó que el riesgo de hospitalizaciones por la influenza H1N1 de 2009 era cuatro veces mayor en mujeres embarazadas que en la población en general. Si bien el oseltamivir y el zanamivir son medicamentos "categoría C de embarazo", lo que indica que no se han realizado estudios clínicos para evaluar la seguridad de estos medicamentos en mujeres embarazadas, la información sobre los riesgos y los beneficios disponible indica que las mujeres embarazadas con infección presunta o confirmada por influenza deben recibir terapia antiviral inmediatamente. El embarazo no debe ser considerado como una contraindicación para el uso de oseltamivir o zanamivir. Se prefiere el uso de oseltamivir para el tratamiento en mujeres embarazadas debido a su actividad sistémica. No está muy claro cuál es el mejor medicamento para la quimioprofilaxis. Se puede preferir el uso de zanamivir debido a la absorción sistémica limitada; sin embargo, se deben tener en cuenta las complicaciones respiratorias que pueden estar relacionadas con el uso de zanamivir dada la administración por inhalación, en especial en mujeres que corren riesgo de padecer afecciones respiratorias.
Los informes de anécdotas sugieren que las mujeres en el posparto, al igual que las mujeres embarazadas, pueden correr mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves y muerte por la influenza H1N1 de 2009. Estos informes concuerdan en que el posparto es un período de transición a la función inmune, cardiaca y respiratoria normal. Se cree que es una transición rápida, pero es poco probable que ocurra inmediatamente después de dar a luz. Teniendo en cuenta estos informes, se debe considerar que las mujeres corren mayor riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la influenza hasta 2 semanas después del parto (incluyendo después de la pérdida del embarazo). Se indica el tratamiento antiviral empírico inmediato en mujeres con influenza H1N1 de 2009 presunta o confirmada hasta 2 semanas después del parto (incluyendo después de la pérdida del embarazo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada