domingo, 11 de octubre de 2009

Los Fármacos Antivirales: los Enemigos de la Influenza AH1N1

elmundo.es.- Madrid.- Oseltamivir y Zanamivir, o, lo que es lo mismo, Tamiflu y Relenza. Nombres que en los últimos meses se han escuchado habitualmente en boca de políticos, periodistas y personal sanitario por ser los fármacos antivirales utilizados para combatir la infección por el nuevo virus A/H1N1. Ambos son eficaces para prevenir los síntomas de esta gripe y suelen ser bien tolerados. Pero, como señala un exhaustivo trabajo publicado en la revista 'Annals of Internal Medicine', aún hay varios aspectos de estas medicinas que se desconocen.Científicos de la Universidad de Stanford (EEUU), financiados por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, sus siglas en inglés), han analizado siete investigaciones sobre estos medicamentos que han implicado a más de 7.000 pacientes. Y han comprobado que en ningún momento se ha evaluado la seguridad y eficacia de dichos fármacos en niños menores de 12 años ni en personas con los sistemas inmunes muy debilitados. "A pesar de que esta población ha sido identificada por los servicios sanitarios como uno de los grupos prioritarios en la pandemia, faltan datos sobre la actividad de las medicinas en ellos", indica el doctor Nayer Khazeni, coordinador del trabajo. "Es importante que se realicen cuanto antes investigaciones con estos pacientes", añade.Al margen de esta escasez de datos, sí hay otras cuestiones que se saben. Por ejemplo, que estos antivirales podrían utilizarse como profilaxis en aquellos individuos que tengan un riesgo elevado de desarrollar complicaciones por culpa de la gripe o en quienes presenten alguna contraindicación para la vacuna. Los investigadores estiman que en estos casos, tanto Tamiflu como Relenza, podrían prevenir una de cada 25 infecciones.En cuanto a los efectos secundarios, ambos medicamentos suelen ser bien tolerados. No obstante el oseltamivir, comercializado por Roche como Tamiflú, parece dar más naúseas que el Zanamivir, fabricado por GlaxoSmithKline como Relenza. Y los niños lo soportan peor que los adultos. Según un informe británico, el 53% de menores que tomó Tamiflú experimentó vómitos y pesadillas.Con todo, desde que la OMS declarara la alerta por la pandemia de gripe A, estos antivirales se han convertido, a falta de una vacuna, en las únicas 'armas' contra la enfermedad. Más de 65 países han recopilado millones de dosis de estos antivirales para utilizar en los próximos meses. España, según los últimos datos ofrecidos por la ministra de Sanidad Trinidad Jiménez, contará con unos 15,4 millones de dosis en octubre.
El problema de las resistencias
Ante los últimos casos de resistencias al Tamiflu que se han detectado en pacientes con gripe A en distintos lugares, como Dinamarca, Japón y Hong Kong, los investigadores de Stanford señalan que Relenza puede convertirse en una buena alternativa. De hecho, los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá ya han anunciado que en los próximos meses harán acopio de este fármaco para reforzar sus reservas de antivirales.Sin embargo, Khazeni explica que este medicamento tiene una pega y es su forma de administración. "Al ser inhalado, está contraindicado en pacientes con efermedad pulmonar, ya que podría producirles broncoespasmos". Además, la FDA (la agencia estadounidense para el control de los medicamentos) sólo lo aprueba como profilaxis para la influenza en niños mayores de cinco años. "Si zanamivir fuera el único antiviral disponible, dejaría sin opciones a una parte importante de la población, por lo que sería bueno que se desarrollara con otras formulaciones", añade el científico.Tanto Tamiflú como Relenza son inhibidores de la neuraminidasa, una enzima que se encuentra en la superficie del virus de la gripe. Lo que hacen es impedir que éste se replique. Relenza entra directamente en el tracto respiratorio mientras que Tamiflú, que se toma por vía oral, penetra en la zona gastrointestinal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada