viernes, 25 de septiembre de 2009

Galenos cubanos no cumplen la formación que ordena la OMS

Caracas, septiembre 23 (El Carabobeño).- De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que un médico esté plenamente capacitado debe recibir por lo menos siete mil horas de preparación, de lo contrario no poseerá la experiencia necesaria que le permita garantizar la vida de sus pacientes. Con esta premisa, el presidente de la Federación Médica Venezolana (FMV), Douglas León Natera, denunció que los denominados “médicos” cubanos escasamente llegan a las seis mil horas de capacitación, y los venezolanos que actualmente se preparan en Cuba no reciben la instrucción que recibe un médico venezolano para ejercer la profesión. León Natera explicó que actualmente en el país hay 27 mil 300 médicos de Cuba que trabajan en los módulos de Barrio Adentro, y con el relanzamiento que anunció el presidente Hugo Chávez el pasado domingo, esta cifra superará los 32 mil galenos preparados en la isla. El presidente del gremio médico calificó de irresponsable el anuncio del mandatario nacional, por cuanto considera que se trata de un instrumento político con el que persigue su propósito de volver a obtener el 75% de los escaños de la Asamblea Nacional, cuya elección está programada para el próximo año. León Natera, apelando a las cifras oficiales, aseguró que el 30% de los venezolanos asiste a la consulta del sistema de salud del Gobierno, mientras que un 17% acude a los módulos de Barrio Adentro I, de los cuales sólo el 13% de ese total regresa a una segunda cita. Por ello asegura que la inversión en salud no ha sido efectiva. “¿Para qué sirve eso? ¿Para qué se ha malgastado el dinero? Realmente han gastado esa gran cantidad de dinero que no es más que el gran negocio por intermediación cubana”, dijo. Los resultados en materia de salud demuestran, según León Natera, que el presidente Chávez cree que los venezolanos son tontos, al no invertir en una salud de calidad, y además muestra un desprecio profundo por la salud, que se evidencia en nueve ministros de Salud y Desarrollo Social que han desfilado durante su gestión, y los dos últimos que ha seleccionado ni siquiera son médicos. León Natera se sumó a las manifestaciones del personal del Hospital Clínico Universitario, ubicado dentro de las instalaciones de la Universidad Central de Venezuela (UCV), que exige seguridad, debido a los últimos hechos de violencia que se han presentado en este centro asistencial. León Natera aseguró que las autoridades del Ministerio de Relaciones Interiores y de Justicia no cumplen los acuerdos que firmaron con las sociedades médicas de los hospitales que han presentado problemas por hechos de violencia, como el de Lídice, el “Dr. Domingo Luciani” y el “Dr. Miguel Pérez de León”. “En Lídice pusieron a 19 funcionarios de la Guardia Nacional y al día siguiente sólo quedaba uno, al cual despojaron de su arma y le quemaron la moto”, aseguró. Pese a todo este escenario de violencia, León Natera instó a sus colegas a permanecer en los centros asistenciales para prestar atención médica a la población, porque, además, estos centros funcionan como salones de clase de pregrado y postgrado para el personal médico. Finalmente, el presidente de la FMV anunció que ya se hicieron todos los trámites para emprender el proceso electoral que permita renovar las autoridades de los colegios de médicos, que tienen 10 años sin elecciones, y el de la Federación, que tiene seis años esperando el visto bueno de las autoridades del Poder Electoral.
Proponen regular acceso a la UCV
Un grupo de médicos del Hospital Clínico Universitario acudió al Consejo Universitario de la UCV para denunciar la inseguridad que afecta constantemente al centro de salud y llevar propuestas como la restricción en el ingreso de peatones y motorizados a la institución. El médico anestesiólogo Jorge Moanack dijo que otro de los problemas a solucionar es la presencia de buhoneros dentro de la institución universitaria. “Este es un problema que se debe solucionar en coordinación con los cuerpos de seguridad, pero sin prestar la autonomía universitaria”, señaló. “Mantener la integridad de nuestros pacientes está por encima de cualquier otra cosa, eso es lo que estamos reclamando”, manifestó. Jorge Balzán, médico residente, afirmó que la protesta es sin tintes políticos, pues se busca solucionar un problema común: la inseguridad de los pacientes y médicos del hospital. Explicó que la suspensión de las consultas fue una medida drástica que tomaron con la finalidad de ser “escuchados”. Este martes los médicos del Clínico Universitario protagonizaron una protesta pacífica por los bajos niveles de seguridad con que desarrollan su trabajo. Manifestaron también los médicos del Hospital de Los Magallanes (Al oeste de Caracas) por el incremento de la inseguridad, infraestructura y la falta de insumos. Trino Muñoz, representante de la Asociación de Médicos Internos del Hospital Magallanes de Catia, resaltó que “los aires acondicionados de los quirófanos están dañados y los doctores son comúnmente víctimas del hampa.” Destacó que el hospital está paralizado en 50% y los pacientes deben ser transferidos en la mayoría de los casos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada