lunes, 21 de septiembre de 2009

Vacunación en el mundo


China y Estados Unidos comenzaron las campañas masivas de vacunación contra la gripe A H1N1 con la que pretenden inmunizar a gran parte de la población; especialmente a niños, estudiantes y adultos mayores. Uruguay no tiene aún fecha definida para comenzar.

El Espectador.com-Uruguay no estableció aún la fecha definida para el arribo de las más de 2.000.000 de dosis reservadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP), pero las autoridades aseguran que las mismas serán aplicadas antes del mes de abril, fecha en la que se prevé unas segunda ola de influenza A H1N1 en la región.A las vacunas tendrán acceso gran parte de los uruguayos, principalmente el personal de la salud, el Ejército, Policía y población vulnerable. La demora se debe a que los fabricantes le están dando prioridad a los países del hemisferio norte, donde este martes entrará el otoño, trayendo como consecuencia una segunda ola de la gripe A H1N1, si se cumplen las predicciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).El epidemiólogo y asesor del Ministerio de Salud Pública Eduardo Savio dijo a El Espectador que se trata de una vacuna que se puede aplicar en cualquier época, mientras que para el próximo año se recomendarán dos vacunas en lugar de una. “Como la H1N1 se comporta en alguna medida de forma independiente de la estación del año, no sería una de las vacunas a las que llamamos estacionales –como es la influenza que tenemos en otoño-, por lo tanto, es una vacuna que se puede dar en cualquier época del año, porque esto es independiente de la temperatura. Obviamente las vacunas anti-A H1N1 solamente están protegiendo contra el virus pandémico, mientras que la vacuna de la gripe estacional siempre da una protección para tres tipos diferentes de influenza. Son vacunas complementarias y no excluyentes”, indicó.Según informa el diario El País de Madrid, China lanzó su programa de vacunación contra la gripe A para inmunizar a escolares y estudiantes que se preparan para participar el 1° de octubre en la festividad que celebra el 60 aniversario de la República Popular. El Ministerio de Sanidad chino prevé vacunar a 65.000.000 de personas, el 5% de la población antes de fin de año.En tanto, Estados Unidos comenzó con una campaña similar en gran parte de sus estados. Un grupo de científicos de dos instituciones estadounidenses (Instituto de Vacunas y Enfermedades Infecciosas y el Centro Fred Hutchinson y del Centro de Control y Prevención de Enfermedades) señalaron que sólo una campaña activa de vacunación, que debería iniciarse lo más pronto posible, logrará impedir que la gripe AH1N1 se convierta en una pandemia en Estados Unidos.Consultado sobre qué pasó con la partida reservada por Uruguay, Savio contó a El Espectador que por el momento habrá que esperar, ya que la prioridad en este momento son los países del norte. “Es de público conocimiento que Uruguay tuvo una intención de compra con uno de los tantos proveedores puede haber para tener esas 2.000.000 de dosis mencionadas. Hay mecanismos alternativos con opciones de compra a otros fabricantes que también la están produciendo. Por último, siempre está el mecanismo que más ha usado el país que es el Fondo Rotatorio para las vacunas, que tienen oficinas sanitarias panamericanas y muy probablemente a través de ese fondo –llegado el momento- Uruguay y la región. Los fabricantes están priorizando la distribución en el hemisferio norte, que ya lo tienen reservado- porque hoy está comenzando allí el otoño y ya hay bastante frío en algunos lugares. Entonces, hay un especial interés en comenzar la cobertura en este momento, justo cuando viene la mayor carga de enfermedad respiratoria”, señaló. Tal como lo habían anunciado los responsables de la OMS, algunos países, como es el caso de México (epicentro del primer brote de la enfermedad), están comenzando a sentir los efectos de la denominada segunda ola. El país azteca se encuentra en “alerta intermedia” que implica el cierre selectivo de escuelas y aplicación de medidas “de distanciamiento social”. El embajador de Uruguay en México, José Korzeniak, dijo a El Espectador que hay algunos estados como Chiapas y parte de la península de Yucatán que tienen unos 1.400 casos nuevos de personas infectados. Korzeniak contó que en la embajada se siguen manteniendo las mismas medidas que antes y que no hay miras de suspensión de actividades como en el primer brote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada