domingo, 20 de septiembre de 2009

Mitad de muertes por AH1N1 suceden en grupos de riesgo


(Reuters).- Casi la mitad de las personas que han fallecido por la influenza AH1N1 estaban embarazadas o sufrían problemas de salud anteriores, en especial diabetes y afecciones ligadas a la obesidad, reportaron investigadores franceses.Y aunque la gente mayor parece tener menor posibilidad de enfermar que otros grupos, tienen mayor probabilidad de morir una vez infectados con la gripe AH1N1, reportó el equipo del Instituto de Vigilancia de Salud Pública en St. Maurice, Francia.
"La mayoría de las muertes (un 51 por ciento) ocurrió en el grupo etario entre 20 y 49 años, pero hubo otras variaciones considerables dependiendo del país o el continente", escribieron los investigadores en Eurosurveillance."Hubo una enfermedad subyacente documentada en al menos un 49 por ciento de los casos fatales registrados hasta la fecha en el mundo (...) Dos factores de riesgo son perceptibles: el embarazo y la obesidad", agregaron.Varios gobiernos han dicho que las mujeres embarazadas deberían ser las primeras en recibir una inmunización cuando haya vacunas disponibles.
El estudio también sugirió que los niños no son tan duramente afectados por la enfermedad como se temía."Aunque reportes anteriores sugerían que los casos de influenza pandémica H1N1 del 2009 ocurrieron principalmente en niños, la edad promedio y la mediana de los 343 casos fatales en nuestro análisis fue de 37 años", escribieron los investigadores.Un 12 por ciento de la gente que falleció por el virus tenía 60 años o más. En contraste, más de un 90 por ciento de las muertes ocasionadas por la influenza estacional se produjo en personas que superaban los 65 años."Una alta proporción de niños jóvenes (un 27 por ciento entre los 0 y 9 años de edad) y adultos jóvenes (un 22 por ciento entre los 20 y 29 años) no tenía enfermedades subyacentes documentadas, mientras que un 60 por ciento de las personas sobre los 60 años tenía enfermedades cardíacas o respiratorias", indicó el equipo francés."Se descubrió que la diabetes y la obesidad eran las condiciones subyacentes más frecuentemente identificadas y fueron detectadas en casos fatales por encima de los 20 años", agregaron los investigadores.Varios reportes han sugerido un lazo con la obesidad, pero los investigadores no están seguros sobre sí la obesidad aumenta por si misma el riesgo de complicaciones severas de la influenza H1N1, popularmente conocida como gripe porcina, o si la gente obesa tiene otras condiciones que no han sido diagnosticadas.La tasa de casos fatales para la gripe H1N1 es menos de un 1 por ciento, cerca de un 0,4 por ciento, dijeron los investigadores.La cifra es levemente superior a la de la influenza estacional, pero más baja que la tasa de mortalidad de 2 a 3 por ciento registrada en la pandemia de influenza española de 1918.Los investigadores también indicaron que es difícil y peligroso tratar de estimar las tasas de mortalidad mientras una epidemia continúa su avance, en parte debido a que los casos graves y las muertes son reportadas en primer lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada