viernes, 25 de septiembre de 2009

Influenza AH1N1 y los Besos



¿Besar o no besar? Un dilema francés

BBC Mundo.-Los franceses acaban de encontrar una nueva razón para sospechar que la globalización amenaza sus tradiciones más sagradas: la pandemia de gripe porcina los ha obligado a revisar su famosa pasión por los besos. Besar es uno de los deportes nacionales en Francia, desde el clásico saludo rozando ambas mejillas hasta el fervoroso encuentro de bocas que en inglés ha sido bautizado como "french kiss" (beso francés). Pero ahora el gobierno de Nicolas Sarkozy, así como algunas escuelas y empresas, han recomendado evitar esa costumbre porque puede ser un vehículo de transmisión de la gripe porcina.En un país que suele mirar con recelo los cambios, sobre todo si llegan como una imposición del exterior, muchos se preguntan qué ocurrirá con aquel viejo ritual nacional retratado en tantas postales parisinas.

"No besar"
La recomendación de "no besar, dar la mano o acariciar el rostro" de otras personas fue lanzada desde el sitio en internet del ministerio francés de Salud, junto con otras como lavarse las manos con frecuencia. Una funcionaria de comunicaciones del ministerio, Lucille Gransard, le explicó a BBC Mundo que no se trata de una prohibición expresa de besarse. "Pero está claro que la tendencia es aconsejar a la gente de limitar las relaciones de proximidad, los intercambios demasiado cercanos", comentó. Algunos tomaron la recomendación al pie de la letra, como Helene Tanguy, alcalde del pueblo de Guilvinec (Bretaña), que prohibió los besos en las escuelas a su cargo (aunque sin sanciones para quienes se arriesguen). Para mantener la calidez en el trato humano, algunos docentes de Guilvinec crearon "cajas de besos" donde los alumnos depositan saludos con forma de corazón para sus compañeros de clase. Por el momento, la gripe porcina tuvo en Francia menor impacto que en otros países. De los 2.837 casos de personas muertas por el virus registradas en todo el mundo, sólo 15 ocurrieron en Francia y 12 de ellos tuvieron lugar en los territorios y departamentos franceses de ultramar.

"¡Resistamos!"
Algunos franceses parecen haber comenzado a acusar el impacto del cambio de costumbres recomendado por las autoridades respecto al beso."La gripe porcina ya cambió nuestra vida", tituló el diario Le Parisien esta semana. "El beso amenazado por la gripe A: ¡resistamos!", escribió Pascal Riché, un columnista del sitio francés de información en internet rue89. Riché preguntó qué pasaría si "después del pasaje de la gripe H1N1 el beso desapareciera de nuestras tradiciones". "Hasta ahora, los seres humanos no se daban cuenta de los riesgos que asumían al tocarse, y así estaba mucho mejor", agregó.
"Ritual importante"
Pero la gran pregunta es si los franceses están de acuerdo con dejar de lado su tradición de besarse debido a las recomendaciones oficiales. Por lo pronto, en las calles de París se siguen viendo besos y abrazos (y casi ninguna máscara protectora). Jean-Claude Kaufmann, un sociólogo francés experto en relaciones sociales, le dijo a BBC Mundo que "es posible que haya una evolución del comportamiento durante cierto tiempo" ante el temor a la pandemia. Pero advirtió que las autoridades cometerían un error si prohibieran besarse sin las explicaciones necesarias. "Los organismos de salud no se dan cuenta que todo ese ritual es extremadamente importante para los lazos sociales", sostuvo Kaufmann. "No lo podemos suprimir así nomás".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada